32 AÑOS ENTENDIENDO EL MUNDO DESDE EL TEATRO

EN NUESTROS TEATROS

  • E.V.A.

    Teatre Romea
    T de Teatre celebra los 25 años en los escenarios con una aventura muy especial: E.V.A.. Después de abordar temas como la maternidad, el sexo, las crisis generacionales y la práctica escénica, el dolor será el protagonista de esta obra.

    E.V.A. es la Escala Visual Analógica del Dolor y también es una comedia dramática donde cuatro historias cruzadas de cuatro ex-compañeras de escuela nos harán reflexionar sobre el dolor, su poética y sus formas. El dolor físico, el crónico, el somático, el neuropático, el dolor vital, el moral, el cotidiano, el del alma...

  • Shirley Valentine

    Teatre Goya

    Shirley es una ama de casa de Liverpool que tiene una relación rutinaria con su marido y dos hijos que ya han marchado de casa. Un día, una amiga le hace un regalo sorpresa: un billete de avión para marchar, las dos, quince días de vacaciones a Grecia. La propuesta trastorna a Shirley, que se pregunta qué se ha hecho de aquella chica que tenía tantos sueños y cómo es que se ha convertido en una mujer de mediana edad que bebe vino blanco mientras prepara un huevo con patatas fritas por su marido.

    Shirley Valentine es un monólogo cómico que nos habla de la posibilidad de cambio y del coraje de vivir. Y lo hace de una manera tan vital, tierna y divertida a la vez que no podemos hacer nada más que dejarnos arrastrar por la fuerza de su protagonista.

  • Fun Home

    Teatre Condal

    Cuando su padre muere inesperadamente, la novelista gráfica Alison se sumerge profundamente en su pasado para contar la historia del hombre volátil, brillante y único cuyo temperamento y secretos definieron su familia y su vida. Moviéndose entre el pasado y el presente, Alison revive su infancia única jugando en la empresa familiar, la funeraria Bechdel, su creciente comprensión de su propia sexualidad y las preguntas inminentes y sin respuesta sobre los deseos ocultos de su padre.
    Fun Home es un musical refrescantemente honesto y totalmente original sobre ver a tus padres a través de ojos adultos.

  • La calavera de Connemara

    La Villarroel

    Estamos en el oeste de Irlanda, en Connemara, una comarca rural, verde y todavía salvaje, a principios de los años noventa.
    El solitario y misterioso Mick Dowd parece tener una vida muy anodina, sus actividades parecen limitarse a beber poiteen y cotillear cada noche con su vecina adicta al bingo, la anciana Maryjohnny, y a recibir la visita de vez en cuando de Thomas, un policía local con ínfulas de convertirse algún día en un detective triunfador como su admirado Colombo. Ojalá todavía tuviera a su lado su difunta esposa, Oona, ella era el amor de su vida y no pasa día que Mick no la eche de menos.
    Durante unos pocos días, cada otoño, la aburrida existencia de Mick toma un aspecto algo más siniestro: Es el encargado de desenterrar los cadáveres que ya llevan más de siete años de descanso en el cementerio local. Es una ocupación macabra, pero alguien la tiene que hacer, por el bien del buen funcionamiento social. Hay que hacer espacio para los muertos recién llegados.
    Pero este año no será como los demás. Ha llegado el momento de exhumar los restos de Oona. Y los rumores que lo acusan de haber sido el culpable voluntario de su muerte vuelven a aparecer entre el vecindario, incluso en los que él consideraba sus amigos.
    Por si fuera poco, por primera vez estará obligado a trabajar con compañía, y tendrá el peor de los ayudantes posibles, el joven Máirtín, el bala perdida del pueblo, que guarda más golpes escondidos de los que parece.

    Bienvenidos a La calavera de Connemara, una comedia negra de amor y huesos.

    Iván Morales

  • Fedra

    La Latina - Madrid
    Fedra, la reina de la Isla del Volcán, está enferma: ni come ni habla ni duerme. Los médicos son incapaces de averiguar el origen de su padecimiento y el país entero anda preocupado por su estado de salud. Algunos dicen que se ha vuelto loca. Otros, que las largas ausencias de su esposo, el rey de la isla, han terminado por devastar y asolar su corazón, pero nadie conoce la verdad y todos se equivocan. Y es que la gran responsable de la dolencia de Fedra no es otra que una pasión que la atormenta desde hace tiempo y que ya no puede reprimir más; un erotismo inmoral e impúdico, un deseo violento e indómito, un amor prisionero e indecente